jueves, 28 de octubre de 2010

UN MARINE EN TIERRA FIRME


Mateo Cervantes nació en Medellín, estudió la primaria y el bachillerato en Estados Unidos y fue soldado de la infantería de marina estadounidense en Iraq. La guerra lo estaba volviendo loco. Entonces dejó el ejército y volvió a Medellín a vivir con su tío y a dar clases de inglés. Así recuerda su vida como marine.



El sol calienta las polvorientas calles de Bagdad, cuando una columna de 4 camionetas hummer del ejército gringo se detiene. El sargento al mando quiere realizar requisas de control en Haifa, una de las arterias más congestionadas de la ciudad. Los soldados de las ametralladoras calibre 50, ubicadas en el capó de los vehículos, cubren a los compañeros que dejan la protección del blindaje y salen al peligro de la calle. Cuando Mateo Cervantes salta del hummer y corre hasta la esquina para asegurar el perímetro, detesta la ocurrencia de su sargento. Es enero del 2004 y el diciembre pasado capturaron a Saddam. La guerra en Iraq está en su punto más crudo. Un soldado americano en una calle de Bagdad es carne de cañón. Mateo Cervantes, sudando y con el fusil apretado, mira nervioso a los ciudadanos iraquíes: el bigote de los hombres, las sandalias de las mujeres. Para Mateo todos tienen cara de terroristas. Cualquiera podría acercarse y explotar cerca, para matarlo o dejarlo mutilado.


Lea la crónica acá: https://cronicasperiodisticas.wordpress.com/2010/12/07/un-marine-en-tierra-firma/

Lea también un resumen de la Guerra en Irak publicado por MOLESKINE32

No hay comentarios:

BALLESTEROS

Entradas populares