miércoles, 17 de marzo de 2010

Roberto Bolaño y Jon Lee Anderson

Jon Lee Anderson


Roberto Bolaño

El periodismo obliga a poner los pies en la tierra a los lectores de literatura de ficción. Leyendo a Bolaño uno queda como en un limbo. ¿Cómo se hace para llegar allí? Jon lee es más legible. Las novelas de Bolaño son como obras de arte contemporáneo. Uno siente que son bellas. Que trasmiten algo. Impactan, pero no se tiene claro de dónde proviene la atracción. Las obras del artista argentino Pablo José Arcé son bellas, pero no se entienden. Hay cuadros abstractos con un manejo de la imagen, el color, la perspectiva que no tiene orden y sin embargo sobrecogen. Su mensaje es múltiple. Bolaño es así. Por el contrario Jon Lee es un pintor realista. Bolaño uno surrealista. Aunque el periodismo literario aplica ciertas técnicas de la literatura, no se puede hablar de periodismo con la total libertad que cuenta la literatura. El periodismo tiene que contar historias reales. La mentira no cabe en el periodismo. El arte está hecho con mentiras, mentiras bien contadas que parecen reales. Las mentiras y la indeterminación en el arte, son vitales. El dato escondido, por ejemplo, utilizado por Hemigway en los cuentos, creo que sería una necedad en la crónica. O las divagaciones de Bolaño en Chile, serían imposibles en las crónicas de Juan Pablo Meneses.




1 comentario:

Andrés Delgado dijo...

Me decía una amiga que no entendía este post, que era bien claro: Bolaño y Lee con harinas de distinto costal.
Pues claro, le dije, si pones el color negro al lado del blanco notas más diferencia, si por el contrario, pones el negro al lado de un gris...
los contrastes son bien interesantes.

BALLESTEROS

Entradas populares