miércoles, 22 de septiembre de 2010

EL PELIGROSO HÁBITO DE LA LECTURA


Invertir un par de horas a la semana en la lectura de obras de ficción es un placer considerado como una pérdida de tiempo.

En una de las charlas de la pasada Feria del libro en Medellín, el excelente periodista José Alejandro Castaño, moderador invitado, comenzó diciendo que estaba muy contento porque la ciudad apostara con fuerza por incentivar el hábito de la lectura, un placer tan frágil y soñador, un placer que parece de una inutilidad absoluta.Parece verdad: invertir un par de horas a la semana en la lectura de obras de ficción es un placer considerado como una pérdida de tiempo.Y es que la idea que se tiene sobre la lectura de poesía, cuento, novela y en general de la ficción, es que es una actividad idealista, un placer inofensivo.

Pero lo cierto es que la ficción no es para nada mansa o inútil. Al respecto se ha hablado mucho, pero acá sólo se recordará una de las cuestiones: ¿Por qué una de las primeras víctimas en los regímenes dictatoriales es el novelista, si su arte es tan inofensivo? ¿Por qué fue fusilado ?? ¿Por qué fue vetado??Mario Vargas Llosa decía: "La ficción es producto de la insatisfacción. Quien lee, vive una gran ficción. Cuando deja de leer y vuelve a la cotidianidad se da cuenta de que tiene una sensibilidad distinta, y observa la vida de otra manera".El lector de novelas se vuelve rebelde frente a la realidad y frente a las instituciones establecidas. No es gratuito que el socialismo, los regímenes islámicos, los despotismos africanos y latinoamericanos, hayan mostrado su desconfianza frente a las ficciones.

En una entrevista que le hice a Fernando Rendón, director del Festival de Poesía de Medellín, le hice la misma pregunta ¿Por qué en los regímenes totalitarios una de las primeras víctimas es el poeta? Y esto me contestó: "Porque los regímenes totalitarios tienen miedo de la poesía, cuya atmósfera natural es la libertad".De modo que se equivoca Castaño al decir que la lectura es inofensiva. Por el contrario, leer novelas es un hábito tremendamente peligroso.


Publicado en la prensa local: EL COLOMBIANO



No hay comentarios:

BALLESTEROS

Entradas populares