lunes, 1 de marzo de 2010

Periodistas vagabundos

Hunter S. Thompson: Principal representante del llamado PERIODISMO GONZO

Tomado de BLOG CRÓNICO
http://blogcronico.wordpress.com/2010/02/18/periodistas-vagabundos/


“Los periodistas vagabundos tienen fama de pícaros estafadores, y para quienes viajan en ese mundo de desarraigo, una abultada cuenta impaga puede representar una carga elegante”.


Retrato o aguafuerte de un sujeto social y profesional desde la mirada de Hunter S. Thompson como reportero del Daily News de San Juan de Puerto Rico en 1958. Está en Días de ron (The Rum Diary) y dice que “en el News trabajaban hombres de toda clase: desde turbulentos extremistas que querían reducir el mundo a escombros y empezar todo de nuevo hasta carcamanes cansados y barrigones de tanto beber cerveza que lo único que deseaban era vivir en paz antes que un puñado de fanáticos redujeran el mundo a escombros”.

Y, entre ellos, los periodistas vagabundos:
“En aquella época no había escasez de gente con la que compartir un trago. Nunca duraban mucho, pero no cesaban de aparecer. Yo los llamo periodistas vagabundos porque ningún otro término resultaría igualmente válido. No había dos iguales. Eran profesionalmente distintos, pero tenían algunas cosas en común: dependían, más que nada por hábito, de los periódicos y de las revistas para el grueso de sus ingresos; su vida estaba calibrada para las oportunidades a largo plazo y los movimientos repentinos, juraban no deberle lealtad a ninguna bandera y la única moneda que les resultaba valiosa era la buena suerte y los buenos contactos.“Algunos eran más periodistas que vagabundos y otros, más vagabundos que periodistas, pero con pocas excepciones trabajaban por horas, de manera independiente o eran aspirantes a corresponsales extranjeros y, por una u otra razón, vivían a cierta distancia del establishment periodístico.“Puerto Rico estaba casi al margen del mundo civilizado y en el Daily News trabajaba principalmente la escoria malhumorada y nómade de la profesión. Sus integrantes, movidos por los vientos de los rumores y las oportunidades, se desplazaban erráticamente por toda Europa, Latinoamérica y Extremo Oriente, dondequiera hubiera periódicos escritos en inglés. Saltaban de uno a otro, siempre en busca de la gran oportunidad, de la misión crucial, de la rica heredera o la tarea suculenta en el extremo más alejado del siguiente pasaje aéreo.“En cierto sentido yo era uno de ellos –más competente que algunos y más estable que otros- y en los años en que enarbolé ese cartel andrajoso, rara vez estaba sin empleo. A veces trabajaba para tres periódicos al mismo tiempo. Redacté avisos para nuevos casinos y salones de bowling. Fui asesor del sindicato de riñas de gallos y fui un crítico absolutamente corrupto de los restaurants elegantes y caros, de un fotógrafo de yates y de una víctima habitual de la brutalidad policial. Fue una vida llena de codicia y me desempeñé muy bien en ella. Hice algunas amistades interesantes, gané suficiente dinero para moverme y aprendí sobre el mundo cosas que jamás habría aprendido de ninguna otra manera.“Como muchos de los otros, yo era un buscador, un revoltoso, un agitador y, a veces, un estúpido buscalíos. Nunca estuve lo suficientemente ocioso como para pensar demasiado, pero de alguna manera tuve la sensación de que mis instintos eran acertados. Compartí el optimismo absurdo de que algunos nosotros realmente progresábamos, de que habíamos tomado un camino honesto y de que los mejores inevitablemente llegaríamos a la cima.Al mismo tiempo, compartía la negra sospecha de que la existencia que llevábamos era una causa perdida, de que éramos todos actores que se engañaban en pos de una odisea sin sentido. Y la tensión entre estos dos polos –un incansable idealismo por un lado y la sensación de inminente catástrofe por el otro- era lo que me mantenía vivo”.


-Hunter S. Thompson(Traducción de Nora Watson)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Thompson era un loco que saludaba a su editor con cachetadas y puñetazos. El hombre se voló la cabeza cuando las drogas y la ansiedad lo mataban. Sus libros son muy escasos en el mercado colombiano.
bien, me gusta este blog sospechoso.

BALLESTEROS

Entradas populares