martes, 22 de diciembre de 2009

TOMANDO CERVEZA EN GUAYAQUIL

En la noche, en la estación Prado de Metro, abundan las jovencitas que no pasan los 20, las niñas de la noche, las novias de Guillermo. Guillermo se autodefine como “el putero el más fino de Envigado”, porque le gustan las muchachas más baratas del centro de Medellín. Pero como esa noche está conmigo, nos vamos de parche zanahorio, y tomamos cerveza en el Bururú-Barará, un bar clásico de salsa ubicado en Zea con Carabobo.

Guillermo es abogado pero viste como ingeniero: Gafas, Zapatos, jeans y camisa por dentro. Es más alto que yo, más robusto y camina con más soltura, sin la prevención mía. Maneja el sector al dedillo y conoce un par de lugares donde le fían. Allí le prestan alcoba, licor y muchacha, porque saben que el hombre es buena paga.


Avenida Colombia desde la Oficina de Guillermo.

Luego de un par de cervezas, escuchando son-cubano, y a la hora de despedirnos vamos a la Estación Prado, a coger el Metro, pero antes nos sentamos en un local callejero y pedimos otras cervezas. Nos sentamos en unas sillas de plástico en la acera, a la luz de la precaria bombilla del caspete. En la esquina hay un par de policías. Recordamos diez años atrás, cuando vivíamos en Niquía, también me contó de sus novias, del trabajo y yo hice lo mismo: hijas, trabajo, novia. Pasaban las niñas de la noche y nos miraban. Pedimos otras cervezas. En la esquina seguían los dos policías. Hablamos del centro de Medellín, de la filosofía mercenaria de los paisas: donde había una casa de la cultura levantaron un centro comercial. Una chica pasó de gancho con otra, se soltó y vino a saludar de pico a Guillermo. La otra, en minifalda se quedó parada en mitad de calle. Una farola amarilla alumbra el pavimento. Hay pocos carros por allí. La chica cruzó un par de palabras con mi amigo, mientras yo me hacía el loco mirando para otra parte. Luego ella volvió donde su amiga. Guillermo y yo pedimos otra cerveza.

Ángulo del Parque de Berrio

A estas alturas se nos acercó un de los policías:

―Entonces qué muchachos…

―Entonces qué ―contestó grosero Guillermo, acostumbrado a torear también a los policías.

―Estamos cansados de cuidarlos..., se nota que no son de por acá.

―Lo dice por mis gafas? ―Preguntó Guillermo.

―Por lo que sea, pero se van, se van con alguna de estas chicas o se van para el Metro, pero se van..., pero es ya!

―Ah carajo!, nos salió un Facho!.

Yo me levanté de un tirón, dispuesto a hacerle caso al policía de inmediato.

―Esperate, home! ―me dijo Guillermo sentado, ―deje el afán.

Miró al poli, y le dijo mostrando la botella: ―terminamos con esto y nos vamos.

Acabamos con las cervezas y cogimos el Metro. Desde la altura de la Estación San Antonio tomé las fotos de la noche.

http://moleskin32.blogspot.com/2009/12/las-putas-de-guillermo.html

Parque de Berrio

Parque de Berrio


Avenida la playa

2 comentarios:

Anónimo dijo...

quisiera saber donde queda ese bar del que hablan aca.. me podrian enviar la direccion o por lo menos indicaciones de como llegar al correo laurita.ospina@yahoo.es gracias??

Anónimo dijo...

Hola Laurita, la direccion del Bar Bururu Barara es: Calle 56 No 51 D 70 Zea con Carabobo. Medellin. Cel. 312.8014415.
Es el mejor sitio de Salsa en Medellin, pero esta ubicado en una zona bastante peligrosa, con las debidas precauciones y acompañado se puede pasar un rato muy agradable.

Albertogomez-2008@hotmail.com

BALLESTEROS

Entradas populares