martes, 21 de julio de 2009

EL PARQUE DEL PERIODISTA
















El Parque del Periodista fue el oasis de los consumidores de marihuana en Medellín. Ubicado en pleno centro de la ciudad, en la esquina de la calle Maracaibo con Girardot, fue decretado como “zona de tolerancia”. Quien gustara podía sentarse en una de las bancas a tomar cerveza, hablar con los amigos, y encender un porro en las narices de la policía, sin temor de ser apresado. Fumar “moño” con tranquilidad en un parque público es un lujo en esta ciudad.

Si un policía encuentraba a un tipo fumando en otra parte, podía quitarle el cigarro salvaje y pegarle una patada en el culo, ―por indecente, ¡malparido!― dice el policía. Luego éste se fumaba a escondidas, con sus amigos, el porro que se robó.

Esta semana esculcando en las columnas de opinión me encontré con las siguientes notas con respecto esa ley del presidente Uribe, que intenta penalizar el uso de la dosis personal:

“La prohibición no es razonable. Quien fuma marihuana no está cometiendo ninguna infracción. Quien consume lo hacer desde su libertad. Un día de estos, Uribe se levanta con ganas de prohibir fornicar el viernes santo argumentando que se corre el peligro de quedar pegados. “

“Uribe quiere imponer su moral, bastante retardaría por decir los menos, al juzgar qué es bueno y qué es malo.”

“Esto es un asunto recreativo. ¿Qué diferencia hay entre tomarse un aguardiente y fumarse un porro? Pensemos en esto. La Fábrica de Licores de Antioquia es una empresa que rinde múltiples beneficios a la comunidad. Piense en un diciembre sin guaro, o una feria de flores sin ron… Con la despenalización total podríamos tener una Fábrica de Marihuana de Antioquia. ¡Eso sería estupendo! Cuántos profesores podríamos pagar… Con una Fábrica de Marihuana de Antioquia, (con heroína en el portafolio de servicios) acabaríamos con las mafias y con la violencia que ellas generan. "

Por ahora, visitaremos el Parque y nos tomaremos una cerveza al lado de los punkis, rastas, metaleros y el resto de la tropa urbana

1 comentario:

Leandro Garzón Agudelo dijo...

El Periodista sigue siendo el "oasis" del que hablás, no entiendo porque se expresa en tiempo pasado, como si ya no existiera. La contracultura sigue presente allí más que en ninguna otra parte de la ciudad. Por mucho que otros parques de Medelleín y el área metropolitana alberguen en las noches a cientos de jóvenes -que no sólo consumen marihuana y licor, sino que también se reunen a hablar o a escuchar música, por ejemplo- en ninguna parte podrá encontrarse la expresión de lo urbano, y más precisamente de lo urbano colombiano, que se ve en este para muchos entrañable parque de Medallo.

BALLESTEROS

Entradas populares