martes, 8 de febrero de 2011

ORIENTE EMPIEZA EN EL CAIRO



Ahora que Egipto está en el ojo del huracán, vale la pena enterarse sobre su vida cotidiana, sus calles, plazas, comercio, turismo, sobre su herencia religiosa y cultural. Para saber más sobre Egipto resulta muy entretenido leer los relatos de viajes de algunos escritores. Heródoto y su Historia, Flaubert y su Viaje a oriente, Issac Asimov Historia de los Egipcios; Andrés Holguín escribió Notas Egipcias y Juan Guytisolo Crónicas sarracinas. Héctor Abad Faciolince escribió Oriente comienza en el Cairo, una crónica de casi 200 páginas en la describió cómo era el Cairo en el año 2000: los barrios árabes, los cafés, los bazares, el Nilo y sus restaurantes. El libro no es un viaje al país de los faraones, al Egipto antiguo, sino al país actual.

La plaza el-Tahrir es el corazón de la ciudad y ha sido el epicentro de las manifestaciones y de batallas campales. Sin embargo, en otros días, su cotidianidad es la de un hervidero entre buses y gente, entre cariotas que viajan a los barrios y vendedores ambulantes.
Don Héctor narra la llegada de un bus a la parada en la plaza el-Tahrir y cómo la multitud se agolpa para meterse. “Los más jóvenes y ágiles llevan ventaja, pues son capaces de trepar por las ventanillas con increíbles piruetas y contorsiones”.

En Egipto no conocen el concepto de fila y los viejos y las mujeres llevan la peor parte. A pesar de que El Cairo es la mayor ciudad del mundo árabe y de África, su cultura sigue siendo asombrosamente pueril. Es una ciudad multitudinaria, cubierta por el polvo del desierto, con basureos en cada esquina y gatos callejeros. El Cairo tiene altos índices de pobreza. En Colombia la pobreza es sinónimo de inseguridad, pero El Cairo es una de las ciudades más seguras del mundo.

El libro es una constante comparación entre la cultura occidental de Medellín y la cultura islámica de El Cairo.

Todos los viajeros experimentados saben que las oficinas de turismo y planes de excursiones son un bodrío. Los guias deciden los lugares a visitar y no dejan que los turistas de unten de pueblo. La mejor manera de conocer un lugar es meterse en las plazas y mercados, hablar con la gente y recorrerlo con paciencia. Así lo hizo don Héctor, por encargo de la editorial Mondadori, estuvo un tiempo largo descubriendo la ciudad.

Desde que llegó al aeropuerto de El Cairo, fue abordado por un taxistas que lo metió en el vehículo y a la fuerza, como secuestrado, lo llevó a un almacen de baratijas, propiedad de su primo, donde le mostraron mil cosas para comprar. En otra ocasión, caminando por un pasillo de almacenes le pidieron una firma. Él firmó. Entonces resultó que había escrito su nombre por detrás de una postal y ya que estaba rayada se la hicieron comprar. Otro día, cuando se montó a un camello le cobraron 5 dólares, pero para bajarse le pidieron otros 20. Saltar desde un camello no es cosa fácil, entonces tuvo que pagar lo que le pedían para que le ayudaran. “Cuando llegues a Egipto, dicen las guías turísticas, afila la desconfianza, pero el consejo es injusto, pues ahora, salvo rara vez, no te matan.” El ciudadano del mundo que visita Egipto obligatoriamete tiene dinero, piensa los cairotas, y por ello se aprovechan.

Don Héctor cuenta que la discriminación contra las mujeres es pavorosa. El 65% son analfabetas y todavía es común la infibulación del clítoris: lo cortan a las niñas con una cuchilla o lo cauterizan con un clavo caliente. El objetivo es que adultas no sientan placer, que no se muevan durante el coito y asegurarles la fidelidad en el matrimonio. Casi nunca se ve una mujer sola caminando por El Cairo, siempre va con alguien: un niño, una amiga, el esposo, el hermano. Y muy cubiertas. “Si un hombre se presenta en el domilicio de un amigo y este no está, la esposa, sin abrirla puerta, informa que no hay nadie en casa."

Ahora en Egipto, la gente quiere libertad. Más del 90% de los Egipcios son islamistas y los paises donde se lee el Corán no son precisamente los que más la gozan. ¿Podrán alcanzar la libertad cuando eligan un presidente islámico?

No hay comentarios:

BALLESTEROS

Entradas populares