sábado, 19 de junio de 2010

LOS STANKOVIC, estafadores profesionales

La malicia criminal de un puñado de narcotraficantes colombianos no fue suficiente para superar la astucia estafadora de los ‘Stankovic’, una banda a la que la policía y la Guardia Civil de España le seguían el rastro desde hace meses. Robos cuantiosos en diversos sectores, principalmente el inmobiliario, habían puesto a este grupo de ciudadanos serbocroatas en la mira de las autoridades y se había identificado la costa noreste española con su zona de acción.

La policía llegó a un lujoso hotel de Madrid justo cuando los Stankovic acababan de timar a los colombianos con 500.000 euros en efectivo. La operación dejó 12 detenidos entre miembros de las dos bandas, de quienes hasta el momento se desconoce la identidad. Lo que sí se sabe es la forma en la que los balcánicos consumaron el engaño.

Era usual que los estafadores se hicieran pasar por empresarios italianos de billeteras gruesas y cuentas bancarias prominentes. De esta manera, propusieron a los colombianos lavar una suma importante de dinero con un trato de por medio: los narcos debían pagar 500.000 euros en billetes de valor moderado y a cambio recibirían 800.000 euros en billetes de 500.

Los estafadores llevaban a sus víctimas a sentarse ante un escritorio en el que se escondía uno de sus secuaces. Contaban el dinero frente a ellos y después, uno a uno, los fajos iban siendo guardados en uno de los cajones por “razones de seguridad”. El trabajo del estafador oculto consistía en cambiar los fajos de billetes legítimos por otros de billetes falsos, en los que sólo el primero y el último eran verdaderos. Al final del conteo, llegaba el momento de abrir el cajón y depositar el dinero supuestamente contado en un maletín.

La de este viernes fue la primera vez que las autoridades españolas descubrieron la modalidad de un escritorio manipulado. No obstante, prácticas de este tipo son calificadas dentro de la jerga policial como ‘rip deal’ (trato podrido) y en ellas se encuentran trampas como la de usar maletines y otros elementos distractores para cambiar el dinero falso por el verdadero. Entre sus víctimas, que generalmente son contactadas por internet, se encuentran desde reputados empresarios, hasta pequeños narcotraficantes. En caso de que la estafa sea descubierta, los timadores cuentan con grandes cuerpos de seguridad dispuestos a utilizar la fuerza y las armas.

España tiene identificadas a más de 600 personas que se dedican al ‘rip deal’, distribuidas en cerca de 15 clanes de diversas nacionalidades (principalmente serbocroatas), que han llegado a cometer robos de más de 10 millones de euros en un sólo golpe.

Así roban los latinos en España

Según el Observatorio de Migraciones en Madrid, la capital española tiene cuatro tipos de bandas conformadas por latinoamericanos. Los argentinos, por ejemplo, son los que dominan el atraco. Estos delincuentes se han especializado en el robo a mano armada de carros de valores.

Los chilenos, por su parte, desbancaron a los colombianos en el robo a joyerías y chalets. Según las autoridades, los inmigrantes de Chile ahora son los que comandan este tipo de robos. Los colombianos se encargan del “cogotazo”.

En este caso, se trata de seleccionar una víctima, la cual, generalmente, era “marcada” por alguna mujer de la banda desde el interior de una entidad bancaria, y asaltarla en la calle. Buscan ancianos y mujeres.

No hay comentarios:

BALLESTEROS

Entradas populares